Y no ser ya nada

La primera gran decepción de la infancia llega cuando se descubre la verdad sobre los Reyes Magos. Se esfuma la inocencia y se aligera la ilusión, y se convierten los regalos de Navidad en el cruel chantaje para las buenas notas. Es verdad que entonces los niños crecen un poco, pero también que el disgusto […]